Documental: Huellas de Bogotá

Les comparto mi primer documental realizado, dividido en dos partes. En la primera de ellas un ex funcionario del Centro de Zoonosis nos confiesa las distintas prácticas a los que los animales que allí ingresaban eran sometidos. Miller brinda detalles reveladores e inéditos sobre lo que ocurría dentro de las paredes del recinto algunos años atrás. Por otro lado, en la segunda parte podrán conocer la historia de Martha, una mujer que, sin tenerlo todo, se entrega completamente al cuidado de decenas de animales que habitan con ella.

Primera parte: http://www.youtube.com/watch?v=zdrUT62-55o

Segunda parte: http://youtu.be/SxhYVLUK6z0

Anuncios
Etiquetado , , , ,

3 pensamientos en “Documental: Huellas de Bogotá

  1. Richi Sánchez dice:

    Que gran trabajo Theo, me siento orgulloso de ver tu labor, si esto es apenas empezando creo que dejaras una gran huella en este país y a al ves que dolor el que sentí.

  2. ... dice:

    Acabo de ver el documental completo y debo decir que aunque había escuchado rumores acerca de Zoonosis, el testigo directo de la primera parte confirma y complementa lo que había escuchado. Inimaginable pensar qué ser humano se puede prestar para un “oficio” como estos, tan facilista y desalmado. Por otro lado, la segunda parte me permitió ver un ser maravilloso, que siente el mundo, que siente lo vivo a su al redor, y me dejó un ruidito en la cabeza y es el de pensar que una mascota es un accesorio, inclusive lo han convertido en una extensión de lo que la moda y la tendencia actual busca abarcar; y de esto puedo decir que hay que ver cómo se puede cambiar esa percepción, ¿por qué gastar 2-3 millones de pesos en un animal de raza pura cuando hay tantos en la calle? Ojalá se cambiara la percepción de esto…

    Debo decir también que a modo personal me hizo reflexionar en la situación de mi casa, en donde la esposa de mi papá durante su vida ha recogido los perros que ha podido mantener y se han convertido en uno de sus pocos motivos para vivir, aún cuando mi papá de entrada no estaba de acuerdo… En la casa hoy viven con nosotros: Nikita, que es una dalmata de la cual un vecino no quería tener más, Negro, que es un criollito pintoso casi labrador lleno de ternura con el cual me pierdo cuando nos miramos fijamente y Chester, otro criollito más cascado que un putas, pero que cuando brinca emana felicidad y gratitud.
    Retomando un poco las palabras de Marta, una mascota es la compañía, un complemento para el alma no un producto de consumo más de la raza que está de moda.

  3. EXCELENTE REPORTAJE. TAMBIÉN LEÍ EL SARCASMO QUE LE HICISTE A MOKUS. GENIAL!!!!
    UN ABRAZO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: